Nombre:
Lugar: Almería, Almería, Spain

lunes, diciembre 11, 2006

¡Boca falló!


El “Cholo” Simeone obró el milagro. Bueno, la incapacidad de Boca puso de su parte también para que podamos vivir lo inesperado: habrá final, habrá partido de desempate por el título del Apertura entre Boca y Estudiantes.
A Boca le bastaba con empatar en La Bombonera ante Lanús para ser campeón, y un desenlace distinto del preparado se tenía por poco menos que impensable. Más aún cuando Palermo hizo de penalti el 1-0. La emoción de la noche definitiva en Argentina se nos iba (como estaba escrito) por el desagüe de la enorme capacidad xeneize de no fallar en los últimos meses. Pero esta vez Boca falló, de la forma más insospechada: se dejó remontar ese gol, ese partido y, a la espera de la finalísima del jueves, un torneo. La Volpe regresó a su esquema de tres centrales (Díaz, Silvestre, Morel) y su rectificación sobre la marcha en la segunda mitad sólo trajo más precipitación y ansiedad a quien se veía descorchando el champán y sentía el estallido de la botella bajo sus pies. El joven equipo morado de Cabrero daba la campanada del año y los Pelletieri, Archubi, Leto y Graf le hacían la pascua a La Volpe y sus bigotes.
A todo esto, Estudiantes conocía la derrota de Boca pero seguía empatando sin goles en La Plata ante Arsenal de Sarandí. El Pincha pasaba de la expectación a la impaciencia, de la decepción a la ilusión, de la calma a la aceleración. La gran posibilidad le bailaba entre las manos y no la podía atrapar. Braña completaba el partido de su vida (y en qué momento) pero el resto de medios eran anulados por el sistema de Alfaro. Simeone acumulaba delanteros al más puro “estilo Thomas Schaaf” pero el gol no llegaba… hasta que llegó. A falta de cuatro minutos, Alayes cabeceó un córner botado por Verón y luego Pavone llevó el éxtasis colectivo.
El jueves habrá gran final, en cancha de Racing y a partido único por el Apertura 2006. Lo nunca visto.





En Inglaterra, había partido grande: Chelsea- Arsenal. Los de Wenger llegaban sin Tourè, Gallas, Rosicky y, sobre todo, sin Henry, que parece que descansará hasta enero por unas molestias en el cuello que han dado que hablar. El favoritismo del Chelsea estaba claro pero el Arsenal planteó su clásico esquema de cinco medios y un solo punta (Adebayor) para los partidos comprometidos y maniató en la primera parte a un conjunto blue espeso. Cuando Flamini aprovechó un balón en la frontal para hacer el 0-1, pocos imaginaban el terremoto que vendría después. El partido se disparó y entró en una fase de agitación que poco tenía que ver con los 80 minutos anteriores. Mourinho ya había movido el banquillo para entonces sacando velocidad por bandas con Wright- Phillips y Robben y sus cambios con antelación fueron decisivos. Porque Robben fue el catalizador que necesitaba su equipo y Essien, retrasado al lateral tras la salida del campo de Geremi, el héroe con un golazo lleno de fuerza y potencia. Pese a que se había restablecido el empate, no varió la dinámica del choque y el Chelsea siguió volcado en pos del triunfo estrellando dos balones en la madera por medio de Essien, nuevamente, y Lampard. Al final, 1-1 y el Chelsea ya a ocho puntos del United antes de intentar recortarle tres en el partido aplazad oque jugarán el miércoles ante el Newcastle.
Este año, por el momento, quien marca un ritmo infernal en cabeza de la Premier es el Manchester United. Con catorce victorias en diecisiete jornadas y un juego veloz y ofensivo, los “diablos rojos” asustan y golpean con el tridente y el rabo, y hasta ahora barren con todo. El sábado se llevaron el derbi de Manchester ante sus vecinos del City por pegada y velocidad pura. Al poco de empezar, Richard Dunne volvió por donde solía y lideró un error en cadena de la zaga de Pearce continuado por Richards para dejar a Rooney abrir el marcador y cerrar su sequía. Al City (un solo gol recibido en su estadio) se le aparecieron de repente todos los fantasmas defensivos del pasado reciente que parecían olvidados y Barton y Reyna no podían centrarse en construir nada sin dejar de mirar con recelo hacia atrás. Ahí comenzó a cavarse la tumba del City en el derbi, a la que cayó con un 3-1 en contra, con una ligera mejoría en el segundo tiempo y con el debut en Premier del meta sueco Isaksson, que suplió en el descanso a Weaver.
El segundo 4-0 consecutivo del Liverpool revela que, un año más, vuelven a su mejor momento de la temporada para los meses de diciembre- enero. Esta vez fue en Anfield y la víctima el Fulham. El conjunto de Chris Coleman ha encajado ya 20 goles adomicilio y aunque aguantó más o menos bien los primeros 45 minutos, se hundió en un segundo tiempo infame. Benítez volvió a apostar por la pareja Alonso- Gerrard, y las bajas no le dejaban mayores opciones: Pennant a la derecha, Luis García a la izquierda y Bellamy y Kuyt en punta. La segunda parte fue “red” de principio a fin; el Fulham prácticamente ni salió de su área y el Liverpool impuso su juego rápido, directo, de balones a los costados y centros al área, que tanto gusta y excita a Anfield. Hasta cuatro goles encajó Lastuvka, uno de ellos de espectacular testarazo de Luis García.
Del resto de la jornada, destacar la goleada del Bolton sobre un West Ham paupérrimo, que dio síntomas preocupantes, con Tévez de titular rozando el ridículo y sin hacer nada de nada con el balón. Iván Campo se puso al mando junto a Speed y gobernaron el choque a su antojo. Los goles de la tripleta atacante Kevin Davies- Diouf- Anelka sellaron el 4-0 final; el Pompey vuelve a ser tercero tras ganar en casa al Everton, que llegaba asolado por las bajas. Un zurdazo desde 40 metros de Taylor allanó el camino; los Spurs le hicieron una “manita” a un Charlton que “huele” a First Division y se acercan a los puestos europeos; y el Newcastle sigue recuperándose: ganó en Blackburn y se aleja de la “quema”.

Si el Inter no gana este Scudetto, probablemente pasarán décadas sin que lo haga. Porque las sanciones y el propio devenir de la competición le han dejado sin rivales. Sus números son excelentes, por otra parte, pero la mentalidad perdedora del equipo en los últimos veinte años invita a pensar que lo de competir sólo contra uno mismo conlleva sus peligros. Lo cierto es que Mancini gana y gana sin parar (récord con ocho triunfos seguidos), y ayer le tocó el turno de doblar la rodilla al Empoli. Bastó un nuevo gol “cazado” por Crespo tras un rechace para relajar la ansiedad interista y ponerse a jugar con calma hasta golear por 0-3, triunfo que terminaron de sellar Ibrahimovic y Walter Samuel. Y eso que Mancini tenía bastantes ausencias ilustres, como Córdoba, Vieira, Maicon, Cruz o Figo. Cómodo triunfo en un campo nada sencillo…
… y la Roma ya a siete puntos, después de perder por un contundente 3-0 en el derbi capitalino ante la Lazio. Pocos esperaban el repaso lacial en el Olimpico, pero el “revolcón” debió ser claro (no he podido ver nada de este partido, así que poco más puedo decir).
El Palermo volvió a la senda del triunfo con otro 3-0 (el marcador de la semana) ante un conjunto siempre duro, el Livorno, que además se plantaba en tierras sicilianas en cuarta posición. Guidolin agradeció la vuelta de Simplicio, por su poder de llegar y todo el campo que abarca. A los dos minutos ya había marcado el primer gol llegando hasta la misma línea de meta. Arrigoni por su parte, se equivocó: su sistema de tres centrales y dos carrileros se convirtió en una especie de 5-3-2 ante un rival con mayor empuje físico y capacidad con la pelota. El Palermo siempre tenía superioridad en el medio y si encima un meta siempre solvente como Amelia falla en el segundo gol (gran remate, eso sí, de Amaurí) entonces queda poco a lo que agarrarse. Simplicio aparecería por el área del Livorno otra vez para hacer su segundo gol, de bella factura, y firmar el 3-0 definitivo. Y gran partido de Di Michele, por cierto.
¿Y el Milan? Pues dejándose puntos, una vez más. No pudo pasar del empate a cero en San Siro frente al Torino y prosigues u descomposición. Lo cierto es que recuerda al Real Madrid de la 99/2000, así que ojo con ello sen Europa. Pero sólo en Champions, porque en el torneo doméstico sólo aspiran ya a maquillar algo un año para olvidar, llegar a la cuarta plaza y preparar el próximo curso. Ayer, sin Kaká no había forma de hilvanar algo de juego a partir de la zona de tres cuartos de campo, y sin Pirlo había pocas de sacar el balón desde atrás con algo de criterio. Seedorf fue el que más asumió, Brocchi sólo corrió y Gourcuff se escondió de nuevo. Para mayor desgracia, Gilardino falló un penalti, y al final el Toro pudo causar un revuelo con dos remates consecutivo sal palo del veterano Roberto Muzzi y en varias contras conducidas por el explosivo Rosina, que se bastó y se sobró para hacer temblar el débil entramado defensivo de Ancelotti en cada arrancada.

Por último, en la Bundesliga esta vez no hubo errores: ganaron los cuatro de arriba. El Werder Bremen ahogó sus penas continentales en Frankfurt retomando una sana y bonita costumbre: hacer seis goles fuera de casa. Ya es la tercera vez que lo consigue en lo que llevamos de campaña. Los de Schaaf hicieron añicos a la zaga del Eintracht, que tampoco pasa por ser uno de los peores equipos de Alemania, ni mucho menos. Cuando el Werder juega, podemos ver cosas tan insólitas (y reveladoras, al mismo tiempo) como que un central, Naldo en este caso, haga un “hat-trick”, o que de los seis goles marcados, ninguno haya sido anotado por un delantero.
Compartiendo liderato con el Bremen sigue el Schalke, que se llevó el derbi de la cuenca del Rühr en un ambiente de verdad espectacular y superando a un Borussia Dortmund inferior. Por empuje y por intenciones, los de Slomka se llevaron un triunfo en el que el cuadro “borusser” nunca pareció creer de verdad. Dos acciones a balón parado del lateral Pander pusieron un 2-0 contundente al descanso (el segundo, rematado por Kuranyi) y Lovenkrands (¡qué acierto el del danés!) sentenció el derbi antes de que Frei dejase su tarjeta de visita en Gelsenkirchen, como avisando para futura sediciones en la cuenca del Rühr. La verdad es que quizá la semana no había sido la más ideal en Dortmund, sobre todo al conocerse ya a estas alturas que Van Marwijk no continuará en el banquillo la próxima temporada.
El Bayern ganó por la mínima al Cottbus en un nuevo partido gris del cuadro bávaro. Magath parece haber olvidado definitivamente el salir con tres puntas, y persisten los problemas defensivos y la falta de creación. Pero el Bayern gana. Un regalo del meta Piplica significó el 1-0, Baumgart empataría, dedicando además un feo gesto a la grada muniquesa y acto seguido Van Buyten desviaba de cabeza una falta botada por Schweinsteiger (autor de primer gol) para el 2-1 que sería definitivo.El Stuttgart, en fin, salvó los muebles con un sufrido triunfo a tres minutos del final con el tanto salvador del tanque suizo Streller, saliendo desde el banquillo, en un monumental lío en el área, ante el Bochum, que demostró que si se defiende con orden y las líneas juntas, a este Stuttgart le cuesta mucho llevar la manija de los partidos.


Fotos: Olé, Sport, www.inter.it

8 Comments:

Blogger hoeman said...

COMPLETÍSIMO

4:26 p. m.  
Blogger zaragocista said...

Como siempre vamos...

Me alegro por el Pincha se merecia esta oportunidad. La Volpe se caga hazme caso, no sabe jaja. Fue increíble, lo tenía todo de cara.

Yo estuve viendo un poco a River, aunque no sé ni como quedó. Higuaín poquito, me gustó Belluschi y Zárate (no es hermano de Zárate el que estuvo por aqui verdad???)


Saludos y a vibrar con el Pincha jaja

6:09 p. m.  
Blogger David said...

Vaya gatillazo en La Bombonera, y en nada tienen la final contra Estudiantes...
También fue increíble que el Arsenal saliera vivo de Stamford Bridge. Y vaya castaña el primero de la Lazio a la Roma.

6:35 p. m.  
Blogger La quinta del Buitre said...

piterino,

El Inter ganará el scudetto,yo pensaba lo mismo que tú,o sea,que la dinámica perdedora de los neroazzurri daría vidilla a Roma o Palermo,pero no.De hecho ya ganó a domicilio a ambos.


Saludos.

6:54 p. m.  
Blogger javi said...

uaaaaaaaaaaaaaa! como va a estar ese partido!!! yo voy con estudiantes. a sonado bastante este partido que hasta mis amigos (futboleros pero con limites) han propuesto verlo en comunidad... a ver si es verdad

la reggina la han reducido la sancion, que contento me he puesto cuando lo he leido, pa un año que iban bien van a sufrir por estos puntos, pero ya llueve menos..
saludos

3:39 p. m.  
Blogger piterino said...

@hoeman
Gracias!

@zaragocista
River empató con buen gol y buen partido de Higuaín. La Volpe está ya cagado ...

@david
Ya vi el de Ledesma y sí, menudo golazo.

@la quinta del buitre
Y ha ganado también en Florencia. Yo creo que este año sí. Es que además no tiene rivales.

@javi
Pecado mortal perderse lo de mañana. Y es cierto, una pena lo de la Reggina, pero creo que se va a salvar; gran año de Bianchi.

5:03 p. m.  
Blogger Javi said...

Muy completo, creo que a la liga argentina con todo lo que ha pasado, le viene bien un final así. Espero que gane Estudiantes.

7:18 p. m.  
Blogger Paco Casal said...

Che, hoy me siento para fumarme un habano de lo feliz que toi...Perdio BOCA! ojala Simeone saque campeon a Estudiantes, que esos hdp son unos fenomenos. Pavone-Calderon-Sosa-Veron son epetaculare'.

Che, Sosa el de Estudiantes, tiene 21 años y ta pa llevarlo a Europa!

5:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home