Nombre:
Lugar: Almería, Almería, Spain

miércoles, abril 25, 2007

Semifinales UEFA Champions League: Kaká deleita y Rooney remonta.


Las semifinales de la Liga de Campeones se abrieron con todo lo que el exquisito paladar europeo podía exigir a estas alturas: dos equipos históricos, un escenario ideal, dos estilos opuestos, kilates de talento bien repartidos y dos propuestas en torno a la pelota.

Desde el principio se sabía que la clave de la lucha estaría en el ritmo. Cuanto más rápido latiera el partido, más sangre bombearía el Manchester United, y cuanto más pausado rodara el balón, más tranquilo estaría el Milan. Así que la pelota no sabía a qué atenerse y terminó por abandonarse a los dos ritmos según quien la tuviera.
Ferguson y Queiroz apostaron por una media poblada para tratar de superar la superpoblación de centrocampistas del esquema de Ancelotti. Con la velocidad de circulación y de movimientos, los cambios de banda de Giggs y Ronaldo y la marca al hombre de Scholes sobre Pirlo creyeron que sería suficiente para que el ritmo fuera el que les interesaba. Las bajas atrás les condicionaban (lesionados Ferdinand, Vidic y Neville, Evra jugó "tocado") pero planearon que, presionando muy arriba y con la ruta marcada en la zona ancha, sufrirían poco en el fondo.
Ancelotti repitió equipo y esquema, el que le dio el pase en Múnich, con Gattuso y Ambrosini escoltando a Pirlo, Seedorf y Kaká con libertad detrás de un Gilardino únicamente ocupado en distraer y abrir espacios.

Las piezas se dispusieron así sobre el tablero, pero afortunadamente el fútbol es casi todo menos pura mecánica. Un error de Dida (uno más, y van ...) puso en ventaja al ManU antes de que hiciera verdaderos méritos para ello y el Milan pasó un rato complicado ... hasta que Seedorf y Kaká se encontraron. En uno de tantos espacios generados por Gilardino, el holandés videnció su gran momento y sirvió a Kaká para que demostrase a Old Trafford y a toda Europa la elegancia de su zancada.
Los ingleses transmitían fuerza y emoción en sus acometidas, pero el Milan tuvo la cabeza más fría en el primer tiempo, a pesar de que Pirlo correteaba intentando burlar a su "sombra" Scholes. La inteligencia de Seedorf y la garra de Gattuso sostenían a los "rossoneri" por el medio y entonces Kaká nos regaló uno de esos momentos históricos, que siempre será recordado en los anales de la Copa de Europa: un golazo con una varita mágica, que convirtió un pelotazo sin sentido y en desventaja en una finalización de etiqueta, con los tres defensas que le llevaban ventaja rodando por el suelo. ¿Cómo lo hizo?

Las lesiones de Maldini y Gattuso resquebrajaron al Milan en la segunda parte, justo cuando el líder de la Premier empujó mas, hasta limitar el partido a al mitad del campo: Scholes empezó a participar entre líneas, Carrick se adelantó porque Brocchi salió descolocado, y cada balón al área italiana era una moneda al aire; sin Maldini a su lado, Nesta sacó a relucir sus carencias de mando (para las carencias de marca, ver el 3-2), Bonera fue un desastre en casi todo, los rechaces siempre se perdían, y conectar con el genio de Kaká era ya imposible.
El Manchester United terminó ganando un partido épico, bonito, bien jugado, con dos goles de Rooney tras magníficos pases de Scholes y Giggs. Hoy, Chelsea- Liverpool: épico y bien jugado será seguro; lo de objetivamente bonito no lo podemos asegurar.
Foto: AP

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger David said...

El Milan es otro equipo que, gane o no, tiene que sacar la chequera a pasear y muy en serio. Para empezar un portero, para continuar, necesita un descenso acusadísimo de la media de edad. Y por supuesto, no dejar ni rastro del relleno tipo Brocchi, que si jugase en el Pescara -con los respetos- nadie se extrañaría.

En el Man. Utd. se notó la cara B de la defensa, pero fue tremendo que arreara sin cambios hasta el final, casi tan tremendo como Scholes, que encima de hostigar a Pirlo metió un pase a lo Laudrup.

Saludos.

11:55 p. m.  
Blogger Silvi said...

El Manchester y el Milan nos ofrecieron el otro día un espectáculo digno de ver un par de veces. Los italianos en su línea, y de acuerdo 100% contigo en que necesitan con urgencia un cambio de portero y en que el señor Kaká es de lo mejorcito del panorama mundial ( bueno, esto lo digo yo no tú, no voy a hacer lecturas partidistas como hace nuestra presa, jejeje)
El ManU a mí me dió la sensación de que lleva otra velocidad, otro ritmo, creo que llevan unas cuantas revoluciones más que el resto de equipos.

En fin... veremos que nos depara San Siro, porque los italianos siempre dan miedo.

Un beso.

4:37 p. m.  
Blogger piterino said...

@david

Sí, han traído a Storari pero no tiene "nivel Milan", en mi opinión, y Dida es el claro ejemplo de la sobrevaloración.
Lo de Scholes, tremendo.
Saludos!

@silvi

Nunca puedes subestimar a un italiano en un campo de fútbol, nunca. Y si es el Milan, no te digo nada ...
Un beso!

5:34 p. m.  
Blogger La quinta del Buitre said...

@ piterino

Creo que la gente está lanzando excesivas flores al Milan. Si no es por Kaká, o mejor dicho, por dos maniobras suyas, los rossoneros habrían salido escaldados del 'teatro de los sueños'. Scholes, Carrick, Ronaldo, Rooney... TOdo el ManU es una delicia.


Un abrazo

4:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home