Nombre:
Lugar: Almería, Almería, Spain

jueves, mayo 24, 2007

El Milan, campeón de Europa.


Si alguien lo predice, por ejemplo, en noviembre, le toman por loco o por no iniciado en el seguimiento diario de este mundo, pero el Milan ganó anoche en Atenas su séptima Copa de Europa. En fútbol, las temporadas son muy largas y cualquier análisis con intención conclusiva corre serio riesgo de desprestigio futuro.

Lo cierto es que tiene su mérito, porque Ancelotti ha reinventado un Milan campeón tras la marcha de Shevchenko y renunciar a su centro del campo en rombo. Con un portero inseguro, una defensa vieja y deshilachada, una delantera con escasos recursos y sin velocidad y una línea de medios a la que parecía habérsele pasado el arroz, con una temporada marcada por las sanciones, la polémica y el susto por su inicial exclusión de la Liga de Campeones. Así se ha llevado el título el Milan de Ancelotti.

Se apoyó en la benevolencia de los sorteos para llegar hasta cuartos haciendo valer tan sólo la pegada de alguna figura, los goles de Kaká y el peso de la camiseta, y en una gran noche en Munich terminó de convencerse y de hallar su camino. Una medular de cinco hombres en cuadrado, con Pirlo como vértice central adelantado (ver Futbolitis para entender el desarrollo táctico del Milan) y un solo punta, renuncia a las bandas como punto de partida y una nueva “squadra” estaba perfilada. Si lograban imponer un ritmo pausado de juego y tener la posesión, no había rival capaz de superarle con claridad, ni siquiera el imparable Manchester United. Apoyados en su superioridad numérica y táctica en el medio, y en el desequilibrio de sus dos mediapuntas: Kaká, irregular como casi siempre pero apareciendo en momentos puntuales y decisivos como en Old Trafford o el día del Celtic, y el “holandés errante” Clarence Seedorf a un nivel extraordinario viviendo una segunda juventud.

El torneo, caprichoso como ninguno, le enfrentó en la final con el Liverpool, ofreciéndole la posibilidad de una “vendetta” en toda regla tras la increíble noche de Estambul en 2005, pero se encontraron con un Benítez que les ganó la partida desde el principio, y no sólo después del descanso. Mover a Gerrard de la derecha a la media punta igualaba fuerzas en el centro y mientras el físico aguantó, el Pool fue superior.
Fue la primera parte de las contradicciones: el balón lo movía con más criterio el Liverpool, los ingleses dominaban la zona ancha, llegaban algo más, pero en el último minuto Inzaghi de rebote hacía el primer gol (tras una falta de Xabi Alonso, que había completado una primera mitad excelente). Pippo sólo aparecería de nuevo para marcar el segundo tras gran pase de Kaká (quien también asomaba por segunda vez; la primera, hizo una ruleta) cuando a los de Benítez las piernas ya no les respondían.
Dos errores se detectaron: el Liverpool generó opciones por las bandas, supo abrir el campo, pero sus efectivos allí ni desbordaban ni definían (mal Pennant y Zenden, peor aún un Kewell fuera de ritmo), y dio la sensación de que Benítez tardó demasiado en abandonar el plan A: Kuyt no es referencia, se mueve, trabaja, bascula, pero no está, y para cuando Crouch quiso entrar quedaba poco tiempo ya.

Siete Copas de Europa tiene el Milan, consolidado en segundo lugar de una imaginaria clasificación histórica continental. Berlusconi, Maldini, Costacurta o Ancelotti agrandan aún más sus respectivas leyendas, Seedorf da otro baño de oro a su palmarés envidiable y Kaká agradece a Jesucristo por primera vez que reina en Europa.
Foto: MARCA

Etiquetas:

11 Comments:

Blogger David said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

7:36 p. m.  
Blogger Silvi said...

Pues la verdad es que aunque yo prefería que ganase el Liverpool, una vez visto el partido me pareció justa la victoria del Milán.

Por Maldini, por Kaka, por Seedorf y por lo que les pasó hace dos años me alegro de que ganasen.

Un beso Pedro.

7:51 p. m.  
Blogger hoeman said...

Excelente sipnosis, piterino. Coincido plenamente con lo cometado, salvo en lo de Seedorf si te referías al partido de ayer, donde "no estuvo" aunque si ha realizado muy buena Champions. Y Ancelotti que se sacó el as de la manga.

He de decir que no creo en la suerte ni en las casualidades, aunque hechos como éste me hacenreplantearme las cosas...

8:33 p. m.  
Blogger Javi said...

Enhorabuena a los rossoneros, vaya semanita llevo...

Muy buen análisis, la verdad un solo detalle dio el triunfo a un Milan inferior. Me siento orgulloso de mi equipo, que lo dio todo. No pudo ser y hay que pasar página. Volveremos

10:08 p. m.  
Blogger David said...

Me parece que soy el único que no tiene un altísimo concepto de Benítez como entrenador (dejando de un lado un anónimo que le escribe a Hoeman). Y tampoco me encandila la parafernalia con la que se suele envolver al Liverpool, la verdad.
Mucho hay por escribir, el problema es que me da una pereza enorme desarrollar mi opinión sobre Benítez y el Liverpool en un post... (más que ver uno de sus partidos).

Un par de detalles sobre la final:
1. si no me he perdido nada, el cambio de Arbeloa por Finnan fue penoso. Para empezar, quedaba muy poco tiempo. ¿Por qué no metió a un delantero como Bellamy para morder y morir arriba presionando? Creo que cuando planeó el cambio iban 1-0 (motivo para meter un delantero), y cuando se hizo ya había caído el 2-0 (más motivo). ¿Por qué no reacciona y rectifica? ¿De qué sirve meter a Arbeloa?

2. El Milan ganó con 7 italianos en el 11. No está nada mal.

Saludos.

11:30 p. m.  
Blogger Iñaki said...

A Rafa hay que alabarlo cuando se lo merezca y criticarlo cuando no esté fino.

En mi opinión, planteó bien el partido cediendo la posesión al Milan y presionando la salida de balón.

Pero en la segunda parte, cuando tenían que llevar el peso del partido, se vieron las carencias de este Liverpool. Y Benítez no estuvo demasiado acertado en los cambios. Metió a Kewell -jugador que me gusta mucho- cuando lleva mucho tiempo sin jugar, prescindió de Mascherano que estaba sosteniendo el cetnro del campo y metió a Crouch muy tarde. Y el cambio de Arbeloa pues poco por decir. Ya en los últimos minutos, quizá estaba buscando a un lateral más ofensivo para buscar centros laterales.

Un saludo

10:13 a. m.  
Blogger La quinta del Buitre said...

@ piterino

A mí no me disgustó Pennant y mira que el ex del Arsenal no es santo de mi devoción. Tiene un mérito tremendo lo de Rafa Benítez, el Liverpool no tiene el potencial de otros y llegado más lejos que éstos. En lo demás estoy de acuerdo en casi todo.


Un abrazo.

8:44 p. m.  
Blogger Nicolás Ribas said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

9:18 p. m.  
Blogger Nicolás Ribas said...

Fue un partido bastante malo, muchas precauciones defensivas, en fin, todo lo previsible... Yo esperaba que ganara el Milan, aunque todos apostaban por el Liverpool a mí me dio la sensación de que el Milan podría dar la sorpresa y así fue. Cierto es que este formato de la Liga de Campeones ni es bueno ni premia al mejor equipo, es lo que hay ahora mismo, el Milan hizo un buen campeonato y hay que felicitarlo, eso sí, para mí ganó injustamente.

Saludos Piterino.
www.apasionadosporelfutbol.blogspot.com

9:19 p. m.  
Blogger zaragocista said...

Está claro que al Mila´n le ninguneamos (me incluyo) y nos ha metido una patada bien dada. Pese a todo, creo que ese equipo debe cambiar mucho, y seguir rejuvenecíendose.


Saludos.

12:32 p. m.  
Blogger Pablo said...

Bueno, pues una más del Milan. Ya le he visto jugar ocho finales y cuando le damos por muerto sigue resucitando. No fue un gran partido pero al menos sirvió para premiar a grandes jugadores como Maldini, Pirlo, Seedorf y Kaká.

1:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home