Nombre:
Lugar: Almería, Almería, Spain

miércoles, mayo 02, 2007

Semifinales UEFA Champions League: El coro de la historia.


Partidos como el de ayer demuestran, desde lo más alto, que verdaderamente existen valores futbolísticos que trascienden a un momento de gloria o de derrota, a una época y a una serie de resultados. Esa masa ingente y espeluznante de auténticos portadores del escudo y las raíces del Liverpool siempre estarán ahí, como se les podía encontrar casi una hora antes del partido cantando, como se les podía escuchar con la garganta desgarrada sin dejar de animar y entonar en todo el largo partido y como se les podía contemplar boquiabierto cubriendo de rojo sangre con sus bufandas el cielo de Liverpool y recitando en pleno éxtasis de victoria su oración de cabecera. Tal vez sólo por disfrutar de ese espectáculo que desenmascara tanta hipocresía en el fútbol actual haya merecido la pena el pase del Pool.

Ya de entrada, Benítez no defraudaba y mostraba a última hora su habitual as bajo la manga: una media inesperada, con Gerrard centrado al lado de Mascherano, dos bandas y Xabi Alonso en el banquillo. Tampoco jugó Arbeloa tras su mal partido en Londres y Kuyt y Crouch formaron en ataque tal y como se suponía.
Mourinho decidió suplir la baja de Carvalho retrasando a Essien y no recurrió a Boulahrouz en una decisión inexplicable, pues de paso debilitó su media sin el empuje y la omnipresencia del ghanés.

El Liverpool salió decidido desde el principio a tener la pelota, arrinconar atrás al Chelsea y estar muy atentos a cerrar sus posibles planes de contra. Abusó sin rubor del envío directo a Crouch, se aprovechó de la ausencia de Essien para dominar por completo la zona ancha con Mascherano demostrando por fin en un gran partido su nivel y Gerrard apareciendo por todas partes en un derroche físico que llegó a emocionar. Kuyt y Crouch se vaciaron en la presión, liaron a un espeso Makelele y a los de Mou sólo les quedaba el pase directo a Drogba, sólo que esta vez Agger tenía la lección aprendida y entró a por todas, aprovechando que casi siempre bajaba a recibir lejos del área.
Curiosamente sería el central danés el que marcaría mediada la primera mitad, en una jugada ensayada de la que aún estará maldiciendo Mourinho por la desconcentración de sus hombres.

Con el gol, el Liverpool levantó el pie con el balón, pero no sin él, y siguió aplicando a rajatabla la presión de Benítez entre el aliento descomunal de Anfield. Pero el Chelsea se recompuso un poco y empezó a tener alguna llegada, sobre todo con la salida de Robben en la segunda mitad, lo que le dio la salida en uno contra uno que no le dieron unos desacertados Kalou y Joe Cole.
La prórroga era ya una moneda al aire, los dos equipos tenían el mismo miedo a perder que inquietud por la lotería de los penaltis, y aunque el Chelsea ya dominaba más campo y posesión, fue el Liverpool el que estuvo más cerca de ganar con un gol bien anulado a Kuyt. Esa tanda de penaltis fue “red”, sobre todo por la bien ganada fama de “parapenaltis” de Pepe Reina, quien detuvo dos y se ha convertido en otro de los héroes de épica que Anfield ya ha colocado en su muestrario de fidelidad eterna. Será la segunda final en tres años para Rafa Benítez con el Liverpool, pese a demostrar seguir tan lejos del título de la Premier; para Mourinho y el Chelsea, las consecuencias de haber perdido los dos grandes títulos en tres días son imprevisibles.

Termino con un último detalle de los dos grandes estrategas en plena tanda de penaltis: Benítez sentado en el césped con las piernas cruzadas, Mourinho besando un rosario con fe devota. Cuando uno planifica un acontecimiento al milímetro, llama la atención su actitud al llegar un punto concreto en que no es capaz de controlar absolutamente nada.

Foto: DF Photos

Etiquetas:

5 Comments:

Blogger zaragocista said...

En mi blog tambiñén he destacado la actuación del Jefecito (pásate si quieres, que además en el anterior post te nombro).

Fue fundamental el gol de Agger en un momento en el que realmente no daba la sensación de que el Liverpool estaba dominando.

Sin embargo, los de Anfield fueron justros vencedores, porque bien pudieron rematar la faena en tiempo de prórroga.


Saludos.

5:35 p. m.  
Blogger Silvi said...

Empiezo a tener la "mala costumbre" de leerte asiduamente, y la verdad es que hoy tenía curiosidad por como ibas a enfocar el partido de ayer, llámame
rara ;-)))

Pues bien, como suele ser normal, he leído tu post y me ha gustado, sabes transmitir lo que ves y sientes. Parece que hayas aprendido de mi, jejeje

Y bueno pues ciñiéndome a lo meramente deportivo, me alegré muchísimo de que pasase el Liverpool por muchos motivos, porque creo que Mou debe bajar a la tierra, porque ganó todo lo que significa Anfield, raices y demás ante los millones del Chelsea, porque estan allí, Reina, Xavi Alonso y Benítez... y seguro que me dejo algún motivo más pero vaya, que resumiendo, me alegro un montón!!!

Viva el fútbol.

5:40 p. m.  
Blogger Javi said...

Me ha encantado leer tus lineas, y en general todo lo que leo estos dias.

Gracias a Rafa, que nos ha devuelto a la gloria. Ayer el primer gol, y el partido, es suyo.

La sexta espera en Atenas.

Saludos

9:40 p. m.  
Blogger Nicolás Ribas said...

Mascherano hizo un auténtico partidazo, espectacular batalla que vimos en el centro del campo por parte del Chelsea y del Liverpool. Era el partido para ver quién aguantaba más corriendo los 90 (o 120) minutos sobre el campo, y ver quién poseía mejor tono físico que al final creo que acusó más el Liverpool.

Muy buen partido de Gerrard también, como siempre la verdad, y la defensa del Liverpool IMPECABLE.

Veremos quién es hoy el próximo semifinalista, yo apuesto por el United aunque me gustaría ver la final de hace dos años...

1:12 a. m.  
Blogger La quinta del Buitre said...

@ piterino

Para mí fue mejor el Liverpool. Destacaría al igual que tú a Mascherano. También me gustaron la pareja de centrales: Carragher y Agger. Y como no, nuestro Pepe Reina.


Un abrazo.

1:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home